video corpo

Ohorongo Cement opta por el suministro de una tercera línea de embalaje de BEUMER:

BEUMER
Favoritos

Mucho más que la suma de sus partes

La empresa Ohorongo Cement (PTY) Ltd., filial de Schwenk Zement KG, es el único fabricante de cemento en el país africano de Namibia. Su misión es cubrir la demanda nacional de cemento de primera calidad. Hasta ahora, la empresa había utilizado dos líneas de embalaje para transportar el material de forma rápida y sobre todo segura sobre las superficies de carga de los camiones, permitiendo la entrega a clientes a miles de kilómetros de distancia. Esto, sin embargo, ya no era suficiente. Para aumentar el rendimiento del cemento, a veces muy fino, BEUMER Group suministró e instaló una tercera línea fabricada completamente por ellos, haciéndolo además con un margen de tiempo muy ajustado.

El pueblo más cercano es Otavi, a 20 kilómetros de distancia, y más al norte se halla Tsumeb. Solo una carretera atraviesa la vasta superficie entre ambos lugares. Precisamente en esta región rica en piedra caliza de Namibia, Otjozondjupa, Schwenk Zement ha construido una fábrica. Ohorongo Cement, o simplemente Ohorongo, está a cargo de esta fábrica. Esta filial cien por cien propiedad de Schwenk Zement fabrica cinco cementos diferentes, algunos de ellos de muy fina calidad. "Nuestro material es de muy buena calidad", subraya el jefe de fábrica Manfred Pirker.

Apostando por el socio correcto

Tras la fabricación del clinker, éste es molido transformándose en cemento. A continuación, o bien se lleva directamente como material a granel a un vehículo-silo, o en sacos grandes de 2.000 kilos a un camión, o bien se llena en sacos. "En esta fábrica empleamos sacos de 50 kilos", explica Pirker. "Tras el llenado se apilan sobre las paletas y se cubren con un film estirable." La fábrica contaba hasta la fecha con dos líneas de embalaje, para cada una de las cuales BEUMER Group suministró e instaló hace años un paletizador por capas de alto rendimiento del tipo BEUMER paletpac® y sistemas de embalaje de la serie BEUMER stretch hood®. "Con el tiempo, sin embargo, no pudimos hacer frente a la creciente demanda de cemento", comenta Pirker. "Teníamos que aumentar de forma urgente nuestro rendimiento."

Con las dos líneas de embalaje disponibles, Ohorongo había tenido muy buenas experiencias. Por lo que los responsables también tenían claro que, como socio para el suministro y montaje de la tercera línea de embalaje, la única opción viable era BEUMER Group, el proveedor completo de técnica de ensacado, paletización y embalaje. "Nos ha convencido el impecable servicio técnico y la asistencia in situ a lo largo de los años", informa Pirker.

Una cuestión ineludible

A finales de 2014 se recibió en Beckum, la sede central de BEUMER Group en Alemania, la solicitud de oferta de Namibia. Ambas empresas se pusieron pronto de acuerdo sobre el volumen y los plazos y firmaron de forma inmediata el contrato. El mismo incluía, al contrario que en el caso de las dos primeras líneas de embalaje, un sistema de envasado BEUMER fillpac®. "A principios de 2015 emprendimos el proyecto", rememora Hermann Krumkamp, Senior Project Manager en BEUMER Group. "Tuvimos que tener en cuenta, entre otras cosas, las condiciones climáticas dominantes en la zona. En pleno verano, las temperaturas diarias pueden alcanzar hasta los 40 grados y más en las regiones desérticas. Esto puede influir tanto en las propiedades de fluidez del cemento, como también en la elasticidad del film estirable", explica Krumkamp. Las máquinas debían configurarse conforme a estas condiciones. Además, los ingenieros tuvieron que acomodar la instalación en el nuevo anexo creado para la nave de embalaje existente. En agosto llegaron los contenedores con las máquinas a Ohorongo Cement. "Pero tuvimos que esperar para empezar con el montaje hasta que el nuevo edificio para la tercera línea de embalaje estuviera totalmente acabado", comenta Krumkamp. En noviembre empezaron los especialistas con el montaje de las máquinas.

Ensacado: ni tanto ni tan poco

Dado que el cemento fabricado aquí es especialmente fino, BEUMER Group instaló una máquina de llenado de tipo BEUMER fillpac® con ocho bocas de llenado giratorias que trabaja siguiendo el principio de llenado por turbina. "La particularidad aquí es el especial sistema electrónico de pesaje", explica Krumkamp. Ya que el ensacado se realiza según el principio del pesaje bruto, es decir, los sacos se pesan durante el proceso de llenado. Para este fin, el BEUMER fillpac® está dotado de un dispositivo de pesaje calibrable. El sistema electrónico de pesaje garantiza que la máquina alcance un grado de llenado siempre exacto. Un software especial permite compensar de forma permanente el peso entre las bocas de llenado y la báscula.

La turbina de llenado destaca por su rapidez y rendimiento.

Para seguir aumentando la eficacia del sistema de envasado, BEUMER Group incluyó además un depósito de fajos de sacos de última tecnología en el BEUMER bag placer®. Los servomotores accionan el colocador de sacos y el prensor aspirador de forma automática, con exactitud y de forma energéticamente eficiente. El sistema prensor y el colocador de sacos colocan los sacos de forma segura desde el fajo de sacos a la boca de llenado. Cada hora se colocan así 2.400 sacos con alta precisión.

Garantía de una paletización suave

Para posteriormente paletizar los sacos de forma totalmente automática, fiable y, sobre todo, rápida, BEUMER Group instaló un paletizador por capas modelo BEUMER paletpac® 3000. Esta instalación apila de forma exacta sacos de 50 kilos uno sobre otro en unidades de cinco sobre cada paleta. Krumkamp explica que "los sistemas fueron equipados con un dispositivo de giro de dos bandas transportadoras para posicionar los sacos rápidamente, de manera correcta y sin deformarlos. En lo que concierne a la exactitud de posicionamiento, éste ofrece una enorme ventaja frente a los procesos de giro convencionales." En su lugar, las dos bandas transportadoras paralelas que se emplean aquí son accionadas individualmente, a velocidades diferentes, girando los sacos rápidamente. También posicionan los sacos de forma muy cuidadosa. El dispositivo de giro de dos bandas transportadoras está dotado de un equipo de control "inteligente" que aprovecha las medidas y el peso de los sacos para posicionarlos con gran precisión, conforme a la configuración de capa seleccionada.

Embalado de forma segura y rápida

Las pilas de sacos acabadas llegan al sistema de embalaje BEUMER stretch hood® A mediante transportadores de rodillos. "Hemos rediseñado esta máquina de la serie BEUMER stretch hood® de forma intrínseca", explica Krumkamp. En comparación con las instalaciones ya existentes, el usuario puede manipularla de forma más segura y sencilla. Para facilitar el trabajo del personal de mantenimiento y obtener una mayor disponibilidad de la instalación, el nuevo sistema de embalaje no necesita ninguna plataforma. Los trabajos de mantenimiento, como por ejemplo el cambio de las cuchillas o de las barras de soldadura, se efectúan a nivel del suelo. El diseño compacto, que da como resultado una baja altura y un pequeño espacio en planta, es otro beneficio. "La BEUMER stretch hood® A es, por tanto, ideal para la nueva nave", comenta Pirker.

Un sistema de transporte del film, que funciona de un modo particularmente suave, permite introducir el capuchón, previamente confeccionado a medida y soldado, en la instalación. El cordón de soldadura del capuchón se enfría ya en su camino hasta la unidad de repliegue y estirado, lo que permite replegarlo sin pérdida de tiempo. Esto permite la eliminación de unidades de refrigeración que consumen energía y tiempos de enfriamiento poco eficientes. Así, las paletas pueden ser embaladas en un tiempo más corto. "Procesamos 60 paletas cada hora", comenta satisfecho Hermann Krumkamp. "En caso necesario podemos incluso aumentar esta cantidad."

Durante el embalaje, sin embargo, hubo que tener en cuenta algo más: "A diferencia de Alemania, en África el producto recorre no sólo algunos cientos de kilómetros, sino a menudo miles, sobre las superficies de carga del camión", informa Pirker. A ello se suman las altas temperaturas que ablandan el material del film. "Para contar con la seguridad necesaria, utilizamos films con un espesor de 80 y 100 micrómetros", explica Pirker.

Ohorongo puso en marcha la instalación en mayo de 2016. El jefe de fábrica, Manfred Pirker, se muestra visiblemente satisfecho: "Se ha creado una línea de embalaje confeccionada a la medida de nuestras necesidades." Esto sólo ha sido posible en tan corto plazo, porque todos han colaborado de forma intensiva en el proyecto. El fabricante de cemento quedó convencido con la sofisticada planificación técnica de BEUMER Group, el rápido desarrollo e implementación, así como la óptima adaptación de las instalaciones.

Ohorongo Cement opta por el suministro de una tercera línea de embalaje de BEUMER:

Trends relacionados

Búsquedas asociadas