Preciso, robusto y muy compacto

Hengstler GmbH
Añadir a mis favoritos

Codificadores para aplicaciones sofisticadas en tecnología médica

En todo el mundo, los codificadores de Hengstler garantizan que los diagnósticos médicos y dispositivos de terapia funcionen con gran precisión y fiabilidad. Los codificadores son ideales para utilizar en robots quirúrgicos, tomógrafos computarizados o exoesqueletos. Bajo demanda, pueden incluso adaptarse según sus necesidades.

Además de la alta resolución, los fabricantes de tecnología médica aprecian especialmente la robustez y el diseño compacto de los codificadores. Asimismo, algunos de los codificadores tienen propiedades únicas, como, por ejemplo, el codificador absoluto multivuelta ACURO AD36 que es el único de su clase con un eje hueco continuo de 8 mm.

El AD36 proporciona datos de posición digitales con una resolución de hasta 22 bits (monovuelta) y 12 bits (multivuelta) a través de una interfaz síncrona bidireccional con una velocidad de reloj variable de hasta 10 MHz.

El ACURO AD35 también permite la transmisión de datos de posición digitales (resolución de hasta 22 bits). Al igual que el ACURO AD36, es ideal para el posicionamiento preciso de los instrumentos en los robots quirúrgicos, e incluso hace posible las cirugías cerebrales más complicadas. Ambos codificadores también garantizan la alineación exacta de las unidades de imagen en los sistemas de mamografía y TAC, así como la alineación exacta de las camas de los pacientes durante una RMN o de los escáneres PET o cámaras gamma en medicina nuclear.

Tanto el AD36 como el AD35 tienen una alta tolerancia electromagnética. Por lo tanto, los codificadores no perjudican el funcionamiento de los sistemas de diagnóstico por imagen ni se dañan con la radiación. El AD36 también se utiliza en exoesqueletos, al igual que el ACURO AD35. Los codificadores son ideales por su bajo peso y su compactibilidad: con una profundidad de instalación de solo 23,65 mm, el AD35 es el codificador de eje hueco más corto del mundo.

Se requiere también una alta precisión en las máquinas rectificadoras para la producción de los cristales de las gafas. Por lo tanto, los fabricantes de estos dispositivos confían en los codificadores incrementales de Hengstler ICURO RI32 y ICURO RI36. No solo no se ven afectados por los campos electromagnéticos que se producen durante el proceso de fabricación, sino que también ofrecen una alta resolución (de hasta 1500 o 3600 golpes). Otra ventaja es su tamaño reducido, ya que se dispone de muy poco espacio de instalación en las máquinas de producción.

Preciso, robusto y muy compacto